A más de un mes de las denuncias ante el Tribunal de Ética, el organismo ni siquiera ha revisado la admisibilidad del recurso que puede sancionar a Dörr y a otros médicos por su colaboración con la dictadura. Luis Ortiz Quiroga, ex abogado de Fernando Karadima y del propio Paul Schäefer, asumió la defensa del médico psiquiatra.

Origen: Otto Dörr contrata a ex abogado de Paul Schäefer para enfrentar juicio ético en Colegio Médico

El 28 de mayo de este año, representantes de familiares de detenidos desaparecidos y víctimas de la Colonia Dignidad, llegaron hasta las puertas del Tribunal de Ética del Colegio Médico para presentar su denuncia ante Otto Dörr, médico psiquiatra que ganó el Premio Nacional de Medicina 2018.

La presión mediática y social de las víctimas de la Villa Baviera,utilizado como centro de detención y tortura en la dictadura de Augusto Pinochet, logró que se suspendiese la entrega del premio al prestigioso médico.

Pero la denuncia ante el Tribunal de Ética iba más allá: Que el Colegio Médico sancione al doctor por sus vínculos con la Colonia. Dörr fue parte activa del llamado “grupo de amigos de la Colonia”, que defendía al líder Paul Schäefer en medio de las primeras denuncias de torturas, desapariciones y abusos sexuales en los 90.

A más de un mes de la presentación, el Tribunal de Ética confirmó a este medio que ni siquiera se ha revisado la admisibilidad del recurso. Desde los organismos de derechos humanos ven con preocupación esta inusual demora, entendiendo que, si se llega a declarar admisible, podría venirse unaola de denuncias contra médicos que fueron colaboradores con la dictadura militar.

Pese a que el proceso interno del Colegio aún no comienza, Otto Dörr ya prepara su defensa. Se trata del prestigioso abogado Luis Ortiz Quiroga, quien defendió al propio Paul Schäefer en otros procesos judiciales.

Schäefer, Luis Corvalán y Karadima

Luis Ortiz es uno de los más reconocidos abogados del país. Profesor  en al Facultad de Derecho de la Universidad de Chile desde 1961 e incluso decano subrogante de la misma Escuela en 2009, se involucró en la defensa de Schäefer en los inicios de su carrera, según consigna la investigación “Los Amigos del Doctor Schäefer”, de los periodistas Claudio Salinas y de Hans Stange.

En la década de los 1960 se produjo la primera denuncia pública en contra de los abusos de la Colonia Dignidad. El primer colono en escapar fue un joven Wolfgang Müller, de tan solo 21 años, quien tuvo éxito después de tres intentos fallidos. “En la Colonia todo era mentira. Prometieron estudios, futuro, y al final estábamos trabajando como esclavos”, dijo en una entrevista hace unos años a DW.

Pero en esa época, el primer fugado terminó condenado por la justicia chilena. Paul Schäefer, representado por Luis Ortiz Quiroga, lo acusó de injurias y calumnias, además de robarse un caballo con el que se fugó y los tribunales le dieron la razón.

Posteriormente, en 1976, cuando la Colonia ya era un centro de detención y tortura de la dictadura, Ortiz volvió a representar a Schäefer en el proceso judicial que le otorgó la adopción de Rebeca, una joven separada de sus padres a los 7 años y que acompañó al otrora líder del enclave hasta que fue detenido en Argentina el año 2005, fugado de la justicia chilena por casos de abuso sexual y tortura.

Históricamente ligado a la DC, Ortiz Quiroga no defendió a Schäefer en los procesos judiciales que tuvieron que ver con la dictadura. En su carrera, ha abordado una serie de temas como abogado defensor, como la defensa de SalcoBrand en caso Farmacia, de Fernando Karadima, el cura Tato y de Luis Corvalán y Clodomiro Almeyda, entre otros.

En una entrevista que dio a la página abogadogratis.cl hace unos años, se refirió al rol que debe tener un abogado en la defensa de su cliente. “Desde el punto de vista de la libertad de defensa y de los principios de que toda persona tiene derecho a defensa, la verdad es que la regla debería ser que no hay clientes malos ni buenos, si no clientes no más”, dijo. “Uno tiene que tener libertad moral para elegir y no defendería un tráfico de estupefacientes, no me nace”, agregó.

El Desconcierto intentó comunicarse con Luis Ortiz, pero se encuentra fuera del país hasta fin de mes. Sí pudo hablar con el abogado Cristián Muga, del estudio “Ortiz y Cía”, también defensor de Dörr en el proceso ante el Tribunal.

El jurista confirma que “no hemos recibido notificación del Tribunal de Ética, no tenemos ninguna noticia respecto al contenido de las denuncias y nos llama la atención ya que ya ha transcurrido un tiempo”.

Para Muga, todas las denuncias hacia Dörr como eventual participación o encubrimiento de violación de derechos humanos son “absolutamente falsas y carecen de fundamento, además de ser contradictorias con la trayectoria del señor Dörr”.

Consultado sobre la defensa de Luis Ortiz y si su previa vinculación con Paul Schäefer puede afectar el proceso, aseguró que los casos en los que su colega fue defensor del ex líder de la Colonia “no tienen nada que ver con violaciones a los derechos humanos”.

“El rol de un abogado no es ser aval moral de su cliente sino una representación de intereses en contexto judicial, así que no vemos como esto, que ocurrió hace 50 años, tenga algo que ver con este proceso”, afirmó.