Testimonios

Creemos que es importante conocer la historia represiva y criminal de Colonia Dignidad a través de las voces de sus protagonistas. Por ello, en esta sección encontraras testimonios de distintos actores vinculados con Colonia Dignidad: ex prisioneros y prisioneras políticas, familiares de detenidas y detenidos desaparecidos y ex colonos.

Los diversos testimonios de ex prisionero/as o político/as que fueron secuestrados y llevados a Colonia Dignidad, han sido centrales para esclarecer los crímenes perpetrados al interior de dicho enclave durante la dictadura. En sus relatos indican que luego de ser secuestrados fueron trasladados a Colonia Dignidad, lugar en el que sufrieron sesiones de tortura e interrogatorio en manos de agentes de la DINA y de Colonos. Conoce sus testimonios en esta sección.

Testimonio ex prisionero político

“[…] fue detenida por sujetos armados con metralletas, los que luego de poner cintas adhesivas sobre sus ojos, un capuchón sobre la cabeza y atarle las manos, la condujeron a las ruinas de un viejo molino ubicado al costado del Liceo de Hombres No. 2, en calle Cuatro Norte, de esa ciudad (Talca), junto a alrededor de otros 25 detenidos, los que fueron transportados en bus por la Ruta Panamericana hasta Colonia Dignidad; que en este lugar las mujeres detenidas fueron separadas de los hombres, y a ella le retiraron sus captores el scotch que tenía sobre los ojos y el capuchón, y fue reemplazado por vendas tipo bozal atadas a la nuca y al mentón, y anteojeras de cuero forradas en espuma plástico; precisa que ella y sus compañeras fueron privadas de libertad en un recinto cuyo baño consistía en un tarro colocado dentro de un armazón de madera en la misma pieza o celda; agrega que dentro de esa celda las hicieron tender en unos catres atadas de pies y manos a los travesaños de estos”.

“Sostiene que las detenidas fueron interrogadas por los guardias acerca de sus identidades; además, se les dijo que estaban arrestadas como prisioneras de guerra y que se les aplicaría la ‘ley de fuga’ ante cualquier desobediencia”.

La denuncia y el esclarecimiento de los crímenes perpetrados por la dictadura ha sido un objetivo central para las agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos. Sin embargo, a pesar del trabajo constante y de los significativos esfuerzos en pos de la reconstrucción de la verdad y la justicia, 42 años después muchos de ellos siguen exigiendo conocer el paradero de sus familiares asesinados y hechos desaparecer por el terrorismo de Estado en Chile. Te invitamos a conocer sus testimonios en esta sección.

 

Fragmento de un discurso dado por la hermana de un detenido desaparecido

“Ustedes quieren ser siempre ciegos del enriquecimiento infinito de sus abuelos y sus padres a costa del trabajo esclavo, los abusos de todo tipo, las graves violaciones a los derechos humanos, el engaño, el ocultamiento de pruebas, el tráfico de armas y el espionaje de miles de chilenos. Ustedes dicen ‘dejemos que actúe la justicia’, y cuando la justicia ha condenado a algunos de los jerarcas, ustedes los han escondido en este lugar para después huir a Alemania”.

“La historia de este lugar ha sido un engaño desde su nacimiento. Y aunque algunos han declarado las masacres, los asesinatos, los fusilamientos al margen de toda ley, el ocultamiento de los cuerpos, la tortura de cientos de compatriotas, ustedes, sin ninguna sensibilidad ante el dolor de las madres, de las hermanas, de los amigos, han convertido este lugar en un parque de diversiones sobre los cuerpos de nuestros amados detenidos desaparecidos y sobre nuestro dolor de no encontrarlos”.

Desde su creación en 1961, en Colonia Dignidad se configuró un sistema de vida de represión y control interno que perdurara por cerca de cincuenta años. Este régimen, paralelo al resto de la sociedad, se basó en el abuso sexual de niños, la tortura, el trabajo esclavo y la intervención de la vida privada y pública de los habitantes de la Colonia. A pesar del férreo control impuesto sobre los colonos, algunos de ellos lograron fugarse y denunciar el régimen criminal al que fueron sometidos. Sin embargo, las redes de protección en torno al enclave alemán fueron tan efectivas que por muchos años estas denuncias no mermaron su funcionamiento. A continuación presentamos sus testimonios.

 

Testimonio de ex colono

“Sobre todo se intentaba darnos a los jóvenes, y también a los adultos, la sensación de que nos encontrábamos en el camino correcto de la fe, mientras que afuera los mundanos iban hacia el abismo. Esto ante todo nos convertía en una clase especial. Y esa sensación de ser mejor en el diálogo con Dios probablemente también lo llevaba a uno a hacer la vista gorda ante ciertas situaciones irregulares o someterse a lo que se exigía”.