La Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad recibió con gran satisfacción la noticia sobre la decisión del Tribunal de Krefeld de ejecutar la condena a Harmut Hopp – dictada por la Corte Suprema chilena en 2011 – por colaborar con Paul Schäfer en crímenes de violación y abuso sexual contra 16 niños chilenos y alemanes.

La condena a cinco años y un día de cárcel no se cumplió en Chile tras la fuga del país de Hopp con rumbo a Alemania. En junio de 2016, luego de tres años de gestiones que involucraron a la Cancillería y a los tribunales chilenos, la Fiscalía alemana de Krefeld envió una solicitud al Tribunal Regional de Krefeld en la que se pedía declarar ejecutable la condena chilena, representando y trasmitiendo así la solicitud del Estado chileno.

Para la Asociación – cuyo principal objetivo es la búsqueda de verdad y justicia de las violaciones cometidas en la entonces Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad –, que la condena al pederasta Hopp se haga efectiva es un gran paso contra la impunidad, sin embargo todavía falta mucho por hacer en términos de verdad y justicia.

Al respecto Margarita Romero Méndez, presidenta de la Asociación, recordó que los crímenes de secuestrado, tortura, asesinato y desaparición de prisioneros políticos cometidos al interior de la Colonia permanecen impunes. Crímenes de lesa humanidad en los que Hopp, médico y mano derecha de Schäfer, participó junto a otros jerarcas del enclave alemán como parte del circuito de terrorismo de Estado de la última dictadura cívico-militar.

Romero agregó que “La justicia chilena debe continuar investigando sobre los casos de secuestro, tortura y desaparición de los detenidos llevados a Colonia Dignidad. Innumerables testimonios y declaraciones judiciales han informado de inhumaciones y exhumaciones ilegales al interior de la actual Villa Baviera. A pesar de que todo indica que son mas de cien personas, queremos saber a ciencia cierta quiénes y cuántos detenidos fueron asesinados y desaparecidos en ese lugar”.

Finalmente cabe mencionar que recientemente la Corte Suprema le otorgó la libertad condicional a Dennys Alvear, quien en 2013 fue condenado, al igual que Hopp, por su colaboración con Paul Schäfer por violación y abuso sexual contra niños.

La Asociación hizo hincapié en que es estrictamente necesario que la justicia chilena esté a la altura de la gravedad de los crímenes perpetrados en Colonia Dignidad. Asimismo reiteraron la demanda al Estado chileno de tomar parte activa en el proceso deEsclarecimiento de los crímenes y reconstrucción de la memoria de Colonia Dignidad, moción aprobada unánimemente por el parlamento alemán en junio pasado y que requiere de un trabajo bilateral de los Estados involucrados.