La Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad presentó el III seminario internacional ha desarrollarse este 14 y 15 de diciembre en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, y reafirmó su compromiso en la búsqueda de verdad y justicia.

img_20161213_102457

Margarita Romero, Loreto López y Roberto Celedón presentaron el IIIº Seminario Internacional Colonia Dignidad: Avanzando hacia la verdad y la justicia, que se realizará hoy miércoles 14 desde las 09:00 horas en el Museo de la Memoria y los Derechos, y que tendrá una segunda jornada el jueves 15.

Durante la conferencia de prensa Margarita Romero, presidenta de la Asociación, habló sobre los expositores y conferencistas chilenos y extranjeros que aportarán a la discusión desde su trabajo en materia de justicia, en sitios de memoria y con archivos de la represión.

En esta versión del seminario participará Velia Muralles, Perita del Archivo Histórico de la Policía Nacional de Guatemala, y desde Argentina la Dra. Eva Muzzopappa, de la Universidad Nacional de Río Negro; Pablo Ouviña. Fiscal General; y Nuria Piñol, Fiscal Ad-Hoc Unidad de Asistencia para causas por violaciones a los Derechos Humanos.

También aportarán a la discusión los conferencistas alemanes Dr. Rainer Huhle, representante del Centro de DDHH Nuremberg; Dr. Jens-Christian Wagner, Director de la Fundación de Memoriales de Baja Sajonia y Director del Memorial Bergen-Belsen y Dr. Günter Morsch, Director del Memorial de Sachsenhausen.

El encargado de abrir el seminario será el Fiscal General Pablo Ouviña con la conferencia sobre la Operación Cóndor, hecho que coincide con la liberación de documentos por parte de la Casa Blanca sobre este plan de dominación y control político en América Latina.

Loreto López, antropóloga experta en sitios de memoria, destacó la participación de Günter Morsch, director del Memorial de Sachsenhausen (Alemania), que trabaja distintos pasados difíciles. “Este memorial opera sobre lo que fue un campo de concentración que empieza a funcionar muy tempranamente en la época del Nacional Socialismo, pero que tras la anexión de este territorio a la Unión Soviética pasa a formar parte de un sistema de campos de represión política” señaló.

Caso similar a la Colonia Dignidad, que desde su fundación en 1961, fue un espacio donde se dio cabida a múltiples crímenes de lesa humanidad como trabajo esclavo y abuso sexual sistemático, cuyas víctimas fueron los propios habitantes y vecinos; y que desde 1973 – siendo un aliado estratégico de la dictadura cívico militar – funciono como un centro de detención, tortura y exterminio de prisioneros políticos.

Roberto Celedón, vicepresidente de la Asociación y abogado en DD.HH. recordó que el Consejo Nacional de Monumentos y el Ministerio de Educación formalizaron el acuerdo de declaratoria como sitio histórico a la ex Colonia Dignidad, así como a los documentos de la represión encontrados ahí, con una riqueza de información que no ha sido utilizada para esclarecer los crímenes perpetrados en la – ahora- Villa Baviera donde aún vive gente que se dedica al turismo y organiza fiestas ignorando el pasado reciente del lugar.

Margarita Romero hizo hincapié en que Colonia Dignidad fue un centro de tortura y exterminio más, perteneciente a la red de sitios de la represión que operaron a lo largo y ancho del país, y que la reconstrucción de este pasado ha sido gracias a los testimonios de los ex prisioneros políticos sobre estos lugares. Pero que en el caso de Colonia no tenemos esa información ya que, en muchos casos, los sobrevivientes ni siquiera sabían donde estaban y que pudieron reconstruir su prisión ahí muchos años después.

“Desde Colonia Dignidad sabemos que desaparecieron más de 100 personas, que las hemos calculado por las declaraciones que han hecho colonos relacionadas sobre cuántas fosas construyeron para inhumar ilegalmente los cuerpos de las personas asesinadas, para luego exhumarlos. Sin embargo, hasta el día de hoy, desconocemos la identidad de estas personas” declaró Romero.

En Chile hay 1198 personas detenidos desaparecidos y sólo 167 de ellas han podido ser identificadas. La presidenta insistió en que como Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos queremos saber quiénes fueron llevados, asesinados y hechos desaparecer en y desde el enclave alemán. A lo que agregó: “Es por ésto que estamos trabajando en la reconstrucción de esta verdad, que creemos es un derecho fundamental para todos los chilenos”.