Colonia Dignidad: memoria y justicia pendientes

Expertos alemanes y latinoamericanos abordan la necesidad de justicia y de rescatar la memoria en el enclave alemán en el sur de Chile. DW habló con la presidenta de la Asociación Colonia Dignidad.

Ceremonia en homenaje a las víctimas de la represión política en Colonia Dignidad, en septiembre de 2015. Ceremonia en homenaje a las víctimas de la represión política en Colonia Dignidad, en septiembre de 2015.

Margarita Romero fue prisionera política y vivió en el exilio. Desde su regreso a Chile ha trabajado en temas de Derechos Humanos y participado en la creación de sitios de memoria como el del centro de detención y tortura Villa Grimaldi, en la capital. “Chile es un país en que la construcción de su historia de represión la han hecho las propias víctimas”, indica en entrevista con DW.

Hoy dirige la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, que se centra en  los crímenes contra prisioneros políticos durante la dictadura militar en esta secta alemana en el sur del Chile, creada por el ex enfermero nazi Paul Schäfer. “Militantes de partidos de izquierda fueron llevados allí y torturados –apunta-. Posteriormente, cuando salieron con vida quisieron dar testimonio. Conozco cercanamente a personas que fueron detenidas en este lugar. Entre ellas, mi hermana pasó por Colonia Dignidad donde fue torturada para luego ser  entregada a la DINA (policía secreta de Pinochet) y llevada a Villa Grimaldi”.

¿Cuántos prisioneros políticos habrían sido detenidos y asesinados en Colonia Dignidad durante el régimen militar?
– Calculamos que sobre 300 personas fueron detenidas y secuestradas en Colonia Dignidad y más de  100 de ellas asesinadas e inhumadas. De ese centenar de desaparecidos no conocemos sus nombres,  pero hacemos estos cálculos en base a testimonios de colonos en expedientes judiciales, que hablan de que escucharon disparos, vieron camiones llegar con prisioneros, ellos mismos hicieron las fosas donde estos prisioneros fueron enterrados y más tarde participaron en la exhumación de sus cuerpos para hacerlos desaparecer definitivamente.

¿De qué antecedentes disponen?
– Hay bastante información, como las llamadas fichas incautadas en Colonia Dignidad, que un juez mantuvo en secreto durante nueve años. Cuando tuvimos acceso a ellas el 2014, encontramos información tan relevante como que al interior del lugar hubo operaciones de experimentación y exterminio y estimamos que fue entonces cuando habrían sido asesinadas más de 100 personas.

Margarita Romero (derecha) junto a familiares de detenidos desaparecidos en una ceremonia en las fosas de Colonia Dignidad. Margarita Romero (derecha) junto a familiares de detenidos desaparecidos en una ceremonia en las fosas de Colonia Dignidad.

¿Cómo se habrían realizado estas operaciones?
– Lamentablemente son pocos los antecedentes. En las investigaciones hay  declaraciones que hablan de un laboratorio que fue llevado a Colonia Dignidad. Sabemos que muchos de los propios colonos sufrieron medicación indebida y electroshock, y muchos prisioneros políticos habrían tenido el mismo tratamiento.

¿Qué apoyo prestó Colonia Dignidad al régimen de Pinochet?
– Tuvo un rol muy importante de colaboracion en lo que llamamos dictadura cívico-militar, pues las fuerzas armadas ejercieron la represión con la colaboración de civiles. Colonia Dignidad entregó una cantidad importante de servicios, entre ellos de información y adiestramiento para agentes de la represión, proporcionando armas y prestando sus espacios para que se torturara a personas. También en el tema logístico proveyó de los equipos de comunicación más avanzados de la época. Este apoyo civil a la dictadura, además por ciudadanos extranjeros, es una situación compleja en cuanto a establecer responsabilidades de ambas partes en los crímenes.

Este 14 y 15 de diciembre la Asociación realiza el Tercer Seminario  Internacional Colonia Dignidad en el Museo de la Memoria en Santiago. ¿Cuál es el enfoque de este encuentro?
– La importancia de avanzar en verdad y justicia. Tenemos invitados chilenos e internacionales -de Latinoamérica y Alemania- que han trabajado temas de investigación de archivos de la represión, justicia y memoria. En relación con el tema jurídico, tendremos la experiencia de lo ocurrido en otros países latinoamericanos y cómo han tratado el tema de la participación de civiles.

Hay varios invitados de instituciones y sitios de memoria alemanes. ¿Qué experiencia pueden aportar?
– Esos espacios hoy son sitios de transmisión de la historia, enseñanza y educación de los Derechos Humanos. Entregar una mirada de su evolución puede ayudar a avanzar en la concreción de un espacio de memoria en Colonia Dignidad. Por ejemplo, el caso del memorial de Sachsenhausen, donde confluyen diferentes memorias, se asemeja a Colonia Dignidad, donde confluyen las memorias de ciudadanos alemanes que sufrieron maltrato de todo tipo, las de quienes fueron abusados, entre quienes también hay chilenos, y también las memorias de los detenidos políticos.

¿Qué falta para la transformación a un sitio de memoria?
– Estamos en una etapa de reflexión. En Villa Baviera, como se llama actualmente, se continúa ocultando lo ocurrido. El paso hacia un lugar que pueda trasmitir la historia, es un paso difícil, sobre todo para quienes siguen viviendo allí. Es un sitio privado, propiedad de diferentes sociedades de habitantes del lugar. Falta llegar a acuerdos para que sea vendido, transferido o donado. Pero también falta la toma de conciencia de quienes viven allí. Ese puede ser un aporte de la experiencia de los sitios de memoria alemanes, que pueda ser transmitida a los habitantes de Colonia Dignidad. No puede continuar siendo un lugar turístico.

Expertos alemanes y latinoaméricanos revisarán temas de verdad, justicia y memoria en torno a Colonia Dignidad en un seminario en el Museo de la Memoria, en Santiago. Expertos alemanes y latinoaméricanos revisarán temas de verdad, justicia y memoria en torno a Colonia Dignidad en un seminario en el Museo de la Memoria, en Santiago.

¿Qué obstáculos enfrentan?
– El lugar fue declarado Monumento Nacional por el Consejo de Monumentos Nacionales, pero las sociedades propietaras están solicitando que la decisión sea revocada. Presentaron un recurso y acudieron al Tribunal Constitucional. Hasta ahora no han tenido éxito y tengo confianza en que no va a prosperar este recurso. Pero vemos una resistencia enorme a que el lugar tenga la calidad de Monumento y luego espacio memoria.

Otro tema que tratará el seminario es el de las responsabilidades no investigadas. ¿Se esperan  nuevas querellas?
– Falta mucho por investigar. Hay personas al interior de Colonia Dignidad, como fuera de ella -muchas viven hoy en Alemania, como Hartmut Hopp-, que conocieron lo que allí sucedió y podrían entregar testimonio. Todavía puede haber fosas no encontradas y lugares de enterramiento de documentos. Esperamos que los jueces continúen con la búsqueda de fosas, para determinar cuántas personas desaparecieron en el lugar y conocer sus nombres, y así llevar un poco de reparación a quienes continúan buscando a sus familiares detenidos desaparecidos.

¿Qué espera de las autoridades alemanas?
– Hemos hablado de algunas formas de colaboración con el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania para América Latina. Alemania podría prestar colaboración en las investigaciones con equipos de alta tecnología para buscar enterramientos de material en fosas comunes. También esperamos la apertura de todos los archivos que hay en Alemania, no sólo los del Ministerio de Relaciones Exteriores, sino que los de la policía secreta. Además hay muchos ex colonos alemanes que están en Alemania y tienen información importante que podrían entregar a la justicia.

¿Y en cuanto a reparación?
– Existe la reparación simbólica que es muy importante y tiene que ver con la construcción de un espacio de memoria, un lugar que contenga la historia de lo que sucedió en Colonia Dignidad, la preserve y transmita para las futuras generaciones. Pero también está la reparación a las víctimas, especialmente a colonos que sufrieron este sistema tantos años y necesitan algún nivel de reparación porque son ciudadanos alemanes, así como los niños que fueron abusados sexualmente. En ese aspecto ya está trabajando el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán. Sería importante establecer una comisión bilateral chileno-alemana para poder avanzar en temas de memoria y justicia.

El III Seminario Internacional “Colonia Dignidad: Avanzando hacia la verdad y la justicia” se realiza este 14 y 15 de diciembre de 2016 en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago, Chile. Es organizado por la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad y cuenta con el patrocinio del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, la Cátedra de Derechos Humanos de la Universidad de Chile, junto a la Casa de Conferencia de Wannsee. Cuenta con el apoyo de la Fundación Heinrich Böll Cono Sur y el auspicio de los Ministerios de Relaciones Exteriores de  AMuseo de la Memoria y los Derechos Humanoslemania y de Chile.Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad