Transición y Colonia Dignidad

Colonia dignidad en el contexto de la transición y la búsqueda de la verdad y la justicia

Por cerca de 50 años el sistema de vida represivo y criminal de Colonia Dignidad logró mantenerse en completa impunidad. A pesar de las reiteradas denuncias de colonos fugados y de ex prisioneros políticos, recién en 1991, con el retorno a la democracia, el Estado chileno comienza a intervenir el enclave alemán quitando la personalidad jurídica y reconociendo su rol activo durante la dictadura en el Informe de Verdad y Reconciliación (1991). Sin embargo, en 1997 la justicia chilena inicia investigaciones contra Paul Schäfer solamente por abusos sexuales contra niños, dejando fuera su colaboración con la dictadura y la utilización del predio como campo de represión.

Finalmente, y gracias a la persistente labor de las agrupaciones de familiares y de ex prisioneros políticos durante años, la justicia comienza a investigar a Schäfer y los jerarcas por su responsabilidad en las violaciones a los derechos humanos ocurridas al interior de Colonia Dignidad durante la dictadura.

Tras estas investigaciones y acusaciones, en 1997 Paul Schäfer huye y se mantiene prófugo de la justicia hasta el 2005, año en que es detenido en Argentina y finalmente es condenado por abusos sexuales de niños, quedando pendiente las condenas por crímenes de lesa humanidad vinculados con la dictadura.

Develamiento de los crímenes de Colonia Dignidad
Manifestación de familiares de prisioneros políticos de Colonia Dignidad en los 90

Manifestación de familiares de prisioneros políticos de Colonia Dignidad en los 90

Un hito dentro de los procesos de denuncia contra Colonia Dignidad ocurrió en 1975 cuando ex  prisioneros políticos entregaron sus testimonios a la Organización de Naciones Unidas y Amnistía Internacional. Luego, en 1978 Amnistía Internacional publica dichos testimonios los que son reproducidos por la revista alemana Stern dando a conocer, en el extranjero, las graves y sistemáticas violaciones de derechos humanos cometidos al interior del predio alemán.

Con el fin de la dictadura en 1989 asume, en marzo de 1990, Patricio Aylwin la presidencia de la República y se inicia un periodo de transición a la democracia. Durante esos años, desde el Estado se realizan dos informes de verdad para dar cuenta de los crímenes ocurridos durante la dictadura. En 1991 el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación y en el 2004 el informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura. Ambos documentos reconocen el uso de Colonia Dignidad como centro represivo y de desaparición de prisioneros políticos.

 

La justicia y Colonia Dignidad: una organización criminal colaboradora de la dictadura

 

 

El Estado chileno y alemán amparó por cerca de 50 años a una organización perpetradora de crímenes de Lesa Humanidad en Colonia Dignidad. A su vez, a pesar de que las víctimas denunciaron de forma reiterada el horror vivido al interior del enclave alemán, los sistemas judiciales de ambas naciones no acogieron de manera eficiente y oportuna las denuncias para frenar las violaciones a los derechos humanos.

mucke_justicia_small

Gerhard Mucke, jerarca de Colonia Dignidad condenado por la justicia

Sin embargo, gracias a la acción persistente de las organizaciones de derechos humanos se han logrado algunos avances jurídicos vinculados con el delito de asociación ilícita, desaparición de prisioneros políticos y el secuestro de 54 personas.

Debido a las investigaciones ha sido posible establecer los lugares donde se torturó, se ocultaron archivos represivos, y se realizaron exhumaciones e inhumaciones ilegales de prisioneros políticos. Asimismo, fue posible develar el complejo sistema de vigilancia y comunicaciones de Colonia Dignidad. Finalmente, también se ha logrado establecer la asociación entre civiles y militares para cometer crímenes de Lesa Humanidad.

Colonia Dignidad hoy

 

IMG_9397

En la actualidad la ex Colonia Dignidad es conocida como Villa Baviera y sigue siendo un problema complejo y no resuelto por los Estados chileno y alemán. Después de cinco décadas, las víctimas de Paul Schäfer y sus colaboradores, aún conviven con sus victimarios en el mismo lugar donde fueron sometidas a prácticas vejatorias.

Afiche promoviendo fiesta de cerveza en "Villa Baviera"

Afiche promoviendo fiesta de cerveza en “Villa Baviera”

Asimismo, las actividades turísticas y comerciales impulsadas a través de las empresas privadas, dirigidas por hijos de los antiguos jerarcas de Schäfer, omiten la historia de Colonia Dignidad vinculada con crímenes y violaciones a los derechos humanos y con su propia historia represiva. Frente a esto, se han levantado una vez más las organizaciones de derechos humanos, quienes constantemente realizan acciones fuera de la Colonia para develar la historia de los crímenes perpetrados durante la dictadura en este lugar.

Esto enfrenta a las miradas de las víctimas de los crímenes de la Dictadura que buscan verdad sobre el paradero de sus seres queridos desparecidos y la reparación de los daños por medio de la preservación del espacio como lugar de memoria.