Familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, ex presos políticos, ex colonos y sobrevivientes de la ex Colonia Dignidad se reunieron en un acto de conmemoración del golpe de Estado en Chile, en el que compartieron experiencias y testimonios con el objetivo de preservar la memoria histórica sobre los crímenes perpetrados en el ex enclave.

El pasado sábado 7 de septiembre, la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad realizó un acto en memoria de las víctimas de la ex Colonia Dignidad durante la dictadura cívico – militar, lugar donde fueron cometidos secuestros, torturas y asesinatos a prisioneras y prisioneros políticos, abusos sexuales a niños y niñas, esclavitud, desalojos y torturas a campesinos y campesinas de la zona y tráfico y producción de armas, entre otras prácticas.

La presidenta de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, Margarita Romero, aseguró que “nuestra lucha sigue hoy más viva que nunca porque, aunque se siga ocultando la verdad, aunque los criminales sigan libres y negando su participación en torturas y asesinatos, aunque la impunidad siga reinando en nuestro país y todavía desconozcamos el destino final de nuestros familiares, amigas y amigos, seguimos dando a conocer la verdad para hacer justicia”.

“Hoy sabemos quienes estuvieron a cargo de la represión en este lugar, Paul Schaffer, su grupo de jerarcas y sus cómplices directos, en alianza con los organismos represivos de la dictadura DINA y CNI, pero no conocemos los nombres de nuestros compañeros asesinados y hechos desaparecer aquí mismo, en fosas comunes ocultas en este paraje”, señaló Margarita Romero.

En la instancia, las y los asistentes realizaron un minuto de silencio y un homenaje a Adriana Bórquez Adriazola.

Finalmente, la presidenta de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad explicó que, en tiempos actuales, “Chile y América latina viven tiempos complejos, vemos resurgir la ideología neofascista  instalando en los últimos años, como nunca antes, el surgimiento de discursos negacionistas, que relativizan los crímenes del terrorismo de Estado en Chile, y paralelamente levantan discursos falaces y de odio contra los movimientos sociales, migrantes, mujeres y estudiantes movilizados, contra el pueblo mapuche”.

“Por ello creemos que como organizaciones derechos humanos tenemos la responsabilidad de enfrentar estos discursos, reivindicar los proyectos sociales y políticos de nuestros compañeros y compañeras perseguidas, es la razón por la que seguimos luchando por la verdad, por la justicia y por la memoria como única posibilidad de avanzar en la construcción de sociedades que conozcan su pasado y trabajen por la construcción de sociedades realmente justas y democráticas”.

El acto contó con los testimonios de Jaime Lorca Tobar del Centro de Memoria y Futuro y hermano de Enrique Lorca, diputador de la República e integrante del Partido Socialista desaparecido en 1975; de Bernardo Valenzuela, de Horst Schaffrick y Carlos Maureira de la Corporación Memoria Lonquén.

Además, se realizó un homenaje a Adriana Bórquez Adriazola y se llevaron a cabo presentaciones musicales a cargo del artista de Renca Edgar Barrera y de Ana María Lepe, integrante de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad.

Jaime Lorca Tobar, del Centro de Memoria y Futuro y hermano de Enrique Lorca, diputador de la República e integrante del Partido Socialista desaparecido en 1975